martes, 13 de febrero de 2018

Los dos tomos con los textos de José Luis Baeza


José Cruz Cabo
El ayuntamiento, justo cuando era el concejal de cultura, Vicente Pérez. mas conocido por PIVA, fue el encargado de editar, al fallecimiento de José Luis Baeza de la Fuente, los artículos que había publicado en el entonces ADELANTO, propiedad de la parroquia de Santa María, su obra sirvió para cubrir dos libros que pagaría el Ayuntamiento, para luego venderlos.
Efectivamente los dos libros se editaron con muy buen formato y calidad y se pusieron a la venta en las oficinas municipales. Pero cuando llegó la factura de dichos ejemplares, el alcalde, entonces Antonio Fernández Calvo y alguno de su equipo municipal, querían que el coste lo pagara el pobre Vicente, que el había encargado los libros porque antes le dijeron que se hiciera, querían que los pagara el pobre Piva de su bolsillo, lo que hizo que Vicente estuviera preocupadísimo unos meses hasta que las cosas se arreglaron y la edición fue pagada por el ayuntamiento. Esto viene a cuento de que hace unos días, se vendieron los dos únicos libros que quedaban de dicha edición.
Leer hoy a José Luis Baeza es una delicia, ya que sus temas, todos sus temas. eran de una lucidez impresionante, y eran historia viva de nuestra ciudad de esa época. Para mi, que he disfrutado de los temas de todos los bañezanos que han sido escritores famosos de nuestra ciudad, como José Luis Baeza de la Fuente ninguno. Era una enciclopedia y tenia una retentiva extraordinaria.
Los dos tomos que el ayuntamiento editó de José Luis ya están vendidos todos. Los últimos dos ejemplares a primeros de este año.

sábado, 20 de enero de 2018

Cuando El Adelanto daba el premio de las Cartas a los Reyes Magos


José Cruz Cabo

Hace años, y hasta que cerró, que la casa de Perico, sita en la esquina de las calles del Reloj y Padre Miguélez, patrocinaba un concurso con ayuda de El Adelanto, entonces todavía no tenía el título de bañezano, con objeto de animar a los niños a escribir lo que le pedirían a los Reyes Magos. Los niños escribían la carta y la echaban en el buzón de la figura del Rey Mago que el establecimiento ponía todas las Navidades a la puerta de su establecimiento.
El Adelanto buscaba unas personas que supieran de literatura infantil y el presidente del mismo solía ser yo que era el que estaba en contacto con el dueño del establecimiento, el entonces abogado Alberto Lopez. El día de Reyes por la mañana se entregaba el premio al ganador, en presencia de sus padres y hermanos, por el dueño del establecimiento, entre el aplauso de los que allí se encontraban, porque ademas solía haber compradores o simplemente curiosos. Un año el premio recayó en uno de los hijos de Julio Dúviz y  me impactó que le dimos a leer la carta de su hijo, antes de entregarle el premio al niño y todavía estoy viendo el lloro de emoción de ese maravilloso hombre que fue Julio Dúviz.
Este premio duró unos años hasta que el comercio de Perico, en su tercera generación, cerró las puertas para siempre. 
Estuve dos o tres años buscando patrocinador, pero en vista de que no llegó, este premio se fue al traste y se perdió la ilusión de muchos niños.
Pero hace unos años que la Cofradía de San Antonio Abad de nuestra ciudad,  ha resucitado  un concurso de cuentos sobre los animales, no es necesario que sea sobre el cerdo, pero aunque sea cualquier otro animal vale si el cuento tiene calidad y el jurado lo premia. Los niños que pueden participar son de seis a once años en dos categorías de 6 a 9 años y de 9 a o 11 años. El premio se entrega el domingo de la fiesta del cerdo después de la bendición de los animales, en el salón de plenos del ayuntamiento. 
Los hermanos que los leen se quedan atónitos ante la calidad, fantasía y originalidad de muchos de ellos y este año como los anteriores, dos niños o niñas serán premiados cuando yo escribo estos recuerdos, que no deben olvidarse, ya que fueron y son historia de la ciudad y demuestran que habrá hombres el día de mañana con una gran sensibilidad, imaginación y fuerza literaria.

jueves, 18 de enero de 2018

Cuando Antonio perdió la alcaldía


José Cruz Cabo
En el año 1995, Antonio Fernández Calvo, aunque ganó las elecciones con ocho concejales, perdió la mayoría absoluta, al conseguir el Psoe 3 concejales y la UPL 6 ediles, Todos los que llevábamos la actualidad de la ciudad en aquellos años, sabíamos que a Antonio se le había acabado seguir siendo alcalde. Todos conocíamos que el Psoe le iba a dar la alcaldía a Santiago Sevilla que había sacado seis concejales, lo que con nueve votos, Antonio se iba a quedar compuesto y sin novia, porque esos dos grupos con 9 concejales, no iban a permitir que Antonio siguiera siendo alcalde y así pasó.
Pero ello trajo a la ciudad unos cuantos dias de incertidumbre y dudas. Al día siguiente de las elecciones, sabiendo ya que el partido Popular había perdido la mayoría, Antonio se podía despedir de sus bastantes años del mando municipal.
Cuando el lunes siguiente, llegamos los contertulios a la emisora de La Bañeza Radio, para comenzar las dos horas de tertulia que teníamos, el jefe  de la misma, Amador Arconada nos dijo que iba a venir a la tertulia Antonio para explicar a los bañezanos qué había pasado y sus esperanzas de que aun pudiera ser el alcalde. Olvido Fuertes y yo le dijimos que lo trajera en otro momento pero que en la tertulia si estaba él, nosotros nos marchábamos, y que para Amador y su contrato con el ayuntamiento, era mejor que dejara las cosas como las habían puesto los votantes. No obstante el siguió en sus trece y Olvido y yo nos marchamos y quedó José Luis Martín, que una vez comenzado el espacio entre Amador y Antonio le hicieron marcharse porque no le dejaban intervenir.
Antonio no se dio por vencido y pidió ayuda a su partido, tanto a través de la Diputación como de la Junta de Castilla y León, a Olga Cavero que era la numero uno del PSOE, la hicieron ir, primero a la Diputación, donde le pidieron que votara a Antonio y ella se negó. Luego fue llamada de la Junta de Castilla y León, donde le ofrecieron de todo para que le diera el voto a Antonio y ella se negó. Al final como todos sospechamos, la alcaldía fue para Santiago Sevilla Miguélez, al que le llovieron los problemas nada más hacerse cargo de la alcaldía. Primero fueron los músicos de la Banda Municipal, a los que se les debía unos cuantos trimestres, y Sevilla les aseguró que en cuanto tuviera una idea de las cuentas podían estar seguros que se les pagaría hasta el último céntimo.
Al día siguiente Agapito Toral, director entonces de la banda, dijo que no quería colaborar con Olga Cavero y presentó la dimisión, en contra de mi parecer que le dije que con Olga iba a estar superatendido, pero no quiso y después me llamó para decírmelo y yo le dije que si el había dimitido nadie podía decir nada, puesto que lo dejaba por puro capricho. La noche antes se habían reunido con él todos los del Partido Popular.
Olga Cavero que sabía vadear los problemas, a los pocos dias, la banda tenía directora y así llegó a la dirección de la banda, Pachi, que lleva unos cuantos años al frente de la misma con el cariño de los músicos y de casi todos los bañezanos, porque está haciendo una labor fabulosa y tenemos una gran banda..
Así terminó  la alcaldía de Antonio Fernández Calvo, después de muchos años de gobernar el municipio.

miércoles, 27 de diciembre de 2017

Las tres fabricas que no llegaron


José Cruz Cabo
A finales de los años 80, nos llamaron a los plumillas al ayuntamiento porque nos iban a presentar un proyecto de una empresa alemana, un proyecto de la creación de tres fábricas, con capital aleman.
Llegamos al salón de sesiones y allí estaba el alcalde, un bañezano afincado entonces en Ponferrada, Angel Cabo Diez, que había sido el promotor de traer y a tres personas alemanas que eran los que iban a edificar  dichas fabricas para nuestra ciudad, con un total de tres empresas.
Se trataba de una fábrica de patatas para mondarlas y cortarlas, que otra fabrica las mezclaría con distintos sabores y la tercera fabricaría dicha maquinas que metiéndole un dinero te daba patatas al gusto que tu quisieras. Estas maquinas se iban a vender en Portugal y España. Se anduvo pidiendo capital bañezano para hacer una sociedad anónima. Dos contratistas de la ciudad se encargaron de comprar los terrenos para levantar dichas fábricas, que les costó 92 millones de pesetas y estaban pegando al edificio de Cruz Roja y San Dimas, hoy todo ese terreno está edificado de empresas, pero se tardaron años en que comenzaran a edificarse. Uno de los socios que compró dicha finca tuvo que marcharse de la ciudad, porque el terreno no lo ocupaba nadie y había que pagar el crédito al banco.
Pasaron unos meses y volvimos a ser llamados para que diéramos fe de como eran las máquinas y fuimos a la cafetería Saporo a disfrutar de dicha máquina. Llegamos a la cafetería y efectivamente allí estaba una máquina que metiéndole una cantidad pequeña de dinero te daba patatas con distintos sabores.
Una vez demostrado que la máquina valía para lo que se pretendía, todas las autoridades y la gente que pasó por allí y probó la maquina, salió contentísimo y deseando que la empresa comenzara los trabajos de edificación. Pero yo, al salir de la presentación, pregunté ¿que donde se había fabricado dicha máquina? y me contestaron que en Madrid.
Por lo que volví a preguntar si la maquina se hizo en Madrid es que allí tienen la fábrica, por lo que no entiendo que quieran hacer otra aquí. Efectivamente las industrias no vinieron y como en otras ocasiones la decepción volvió a ser la comidilla de nuestra ciudad durante bastante tiempo. Pero de aquella ya estábamos acostumbrados a que nos quisieran poner cosas que terminaban marchando para otras ciudades.Las tres fabricas que no llegaron

lunes, 11 de diciembre de 2017

Las costumbres religiosas de antes

José Cruz Cabo
En mis años adolescentes y de joven, el respeto a los sacerdotes y los cultos religiosos eran el signo y señal de las fiestas de aquellos años. Las procesiones de todo tipo, Corpus, Semana Santa, ejercicios espirituales o misiones, había qu arrodillarse, quitarse el sombrero o la gorra cuando pasaban las imágenes o el Santísimo, cuando había procesión del corpus, no solo había que quitarse el sombrero o la gorra, sino que había que arrodillarse en plena calle.
A los sacerdotes, si te cruzabas con ellos, había que besarles la mano, además de darles las tardes, los días o las noches. Recuerdo las Misiones que comenzó organizando una procesión para finalizar los mismos, Las primeras veces se puso una cruz en lo alto de la torre de Santa María, con luces de color rojo y cuando la gente pasaba en tren, pensaban que había fuego en nuestra ciudad. Entonces teníamos trenes tanto de mercancías como de correo, nuestra estación era un hervidero de gente para descargar o cargar vagones y los trenes de mercancías paraban más de una hora en nuestra estación, dado el enorme movimiento de mercancía que había que enviar o recoger.
Recuerdo el año 1948, que fue Año Santo Compostelano, y Don Angel preparó una gran peregrinación andando hasta el Santuario de Castrotierra, para todos los jóvenes de la comarca. Nos hizo recorrer todos los pueblos de la zona a los jóvenes de Acción Católica, para que lleváramos propaganda a los sacerdotes de la comarca, y lo teníamos que hacer andando o en bicicleta, y animaran a la juventud de cada localidad a venir a la peregrinación. Al final fuimos más de mil quinientos los jóvenes que peregrinamos al Castro a pie ese año.
Ya siendo Vicario de la Diócesis preparó una especie de concentración en nuestra ciudad, en la Plaza Mayor de chicos y chicas de la mayor parte de la diócesis y a las puertas de la iglesia de Santa María iba repitiendo los nombres de cada uno de los pueblos que venian a dicha
concentración religiosa  y se dio la circunstancia de que al llamar a los de Santa Marta, que era una canción muy famosa en la época, estamos hablando de los años cuarenta y nueve, los chavales se pusieron a cantar la canción, y resultó muy curioso y la gente lo pasó bien. Y es que a Don Angel lo de los chicos y jóvenes se les daban muy bien. por eso en nuestra ciudad le pusieron el sobrenombre de “Atropachicos”
Son recuerdos de una época que no fue ni parecida a esta. Yo vi meter en la prevención a alguna persona por no arrodillarse o quitarse la gorra al pasar el santísimo o uno de los santos de la Semana Santa.

jueves, 23 de noviembre de 2017

Nunca me pidió pregonar el ayuntamiento


José Cruz Cabo
A lo largo de mi vida periodística, nunca me pidieron pregonar ni las fiestas de la patrona ni los carnavales, a pesar que tenia una lista grande de cosas y personajes dignos de sacar a escena, por su entrega a estas fiestas entrañables.
Si me buscaron asociaciones y la misma parroquia de Santa María para presentar a personas o entidades que iban a realizar alguna cosa en dicha iglesia. También cuando tuve que leer la pasión completa desde el púlpito, el primer Viernes Santo que se celebraron los oficios por la tarde, también siendo joven el  Evangelio de la misa de 9,30 en Santa María que todavía se leia en latín y yo lo leia en castellano desde los bancos, para todas las ramas de Acción Católica. Fui fundador de los cursillos prematrimoniales que fundo D. Francisco, con Enrique Sors, Luis Santos, Josefina Combarros y Julio Tagarro la parte médica de los mismos. No se si se seguirán dando.
También he dado conferencias sobre El Adelanto, una en la Biblioteca para las antiguas amas de casa y otra en el Polvorín, también sobre la Vera Cruz en el salón del hoy centro de las Tierras Bañezanas. Otra sobre el mejor escritor en la semana que se le dedicó en la Biblioteca que ha tenido nuestra ciudad, como fue José Luis Baeza.
El año 1990 el quinto año que se celebraba el pregón de Semana Santa, que inventó el gran sacerdote Arturo Cabo Carrasco, como otras muchas cosas. Este año tenía ya apalabrado el mismo con el bañezano, entonces miembro del Tribunal Constitucional,, el Magistrado García Calvo y dos días antes de la fecha se murió en Madrid su hija y bajó Arturo Cabo a Gráficas Nino, donde yo trabajaba y nos dijo a Nino y a mi, “no se que hacer si suspender el pregón de este año dado que García Calvo no puede porque ha tenido esta desgracia”.
Yo le dije: “no se puede suspender ahora que ya es el quinto año, si Nino me deja libre el día de mañana, yo te preparó el pregón y lo doy yo para que no se pierda la costumbre, en La Bañeza no se puede suspender nada bueno”.
Nino dijo que por él no había problemas y me dio ese día libre. Preparé un pregón de unos veinte minutos y al finalizar la misa de ocho de la tarde de ese día en El Salvador, salía una señora de misa y otra entraba para oir el pregón y le dijo, “Pero no re quedas a escuchar el pregón?” y le contestó a la velocidad que da las crónicas en Radio Astorga no se le entenderá nada” y la otra le dijo anda entra conmigo ya veras como te gusta. El pregón lo di, después de que Don Arturo explicara el cambio y al finalizar yo el pregón, la señora le dijo a la otra, después de haber aplaudido a rabiar, “anda que sino eres tu me pierdo un pregón precioso”

jueves, 16 de noviembre de 2017

La primera Boda Civil que se hizo en el ayuntamiento


José Cruz Cabo
Cuando el gobierno aprobó la ley del Matrimonio Civil, que para todos los efectos oficiales las bodas fuera de las iglesias, eran válidas para la marcha normal de los matrimonios, una pareja decidió casarse en el ayuntamiento y como era la primera boda que en nuestra ciudad se celebraba fuera de la iglesia, Delfín Pérez Linacero como fotógrafo y yo mismo, como escritor de la noticia, decidimos ir a esa ceremonia que nos parecía histórica para La Bañeza.
Se lo dijimos a Don Santiago Carrizo, entonces director del Semanario El Adelanto Bañezano y propietario como párroco de Santa María y su contestación fue, “pero bueno, como queréis darle publicidad a una cosa que me va a quitar parroquianos si a la gente le da por no casarse en la iglesia”.
De todas formas fuimos a esa primera boda en el ayuntamiento, Delfín sacó la foto y yo hice el artículo correspondiente, pero solo se publicó en El Diario de León, que entonces éramos ambos los corresponsales, yo de los textos y el de las fotos y el Diario de León si nos publicó la noticia.
Quien nos iba a decir pasado el tiempo, que ya ni el ayuntamiento era necesario para casarse,  las parejas se casan ahora en el jardín del restaurante, en un cortijo andaluz o en cualquier local que les guste a los novios. Yo asistí a la boda de mi nieta mayor en la zona de Guadalajara, que se celebró en un cortijo, con suelta de vaquilla y todo, para que los valientes salieran al ruedo de la dehesa.